sábado, 8 de noviembre de 2014

Raspberry pi Modelo B+. Nuevo modelo de la Raspberry Pi

Este pasado verano, los chicos de la compañía de la frambuesa nos han sorprendido con una nueva revisión de su proyecto Raspberry pi, ofreciéndonos un nuevo modelo, la Raspberry Pi B+. Hoy queremos hacer un análisis de que nos trae esta nueva placa mini pc, y nuestra opinión respecto a la anterior versión.


Para empezar, hemos de decir que este sigue siendo un proyecto para desarrolladores con el objetivo de crear un mini-pc muy barato y que ayude a acercar a los niños al entorno de la programación desde muy pequeños. Lo que tenemos aquí es una versión mejorada del modelo anterior, que sigue manteniendo, de acuerdo a su propósito el mismo precio.

Algunas de las ventajas que nos trae esta nueva placa de desarrollo, es la incorporación de 4 puertos USB, dos más que el modelo anterior, lo que acaba con el problema de necesidad de puertos de entrada para conectar el ratón, teclado, memoria usb...

Esto podría hacernos pensar que la placa ahora podría consumir más potencia, nada más lejos de la realidad, pues con sus nuevos reguladores de voltaje, el consumo de potencia de esta placa es aún menor, una mejora más que nos trae la compañía de la frambuesa.También por este motivo, se ha decidido sustituir la tarjeta sD por la mini sD, lo cual también nos proporciona un aumento del espacio.

Algunas ventajas más han sido la de suprimir el antiguo canal de vídeo VGA, lo que le ha dado un mayor espacio a la placa, espacio que se ha utilizado para aumentar el número de pines GPIO, que ha pasado de 26 a 40, lo que hace que tengamos una mayor disponibilidad para conectar nuestros dispositivos. Hay que decir que la estructura de los 26 primeros pines sigue siendo la misma, para tratar de guardar una compatibilidad respecto al modelo anterior.

Como añadidos finales, hay que tener en cuenta el puerto CSI, para instalar una cámara compatible con la Raspberry y el puerto DSC, que permite instalar una pantalla LCD o una pantalla táctil.

Sin embargo, hay algunas cosas a destacar que quizá la compañía haya pasado por alto. Para mi opinión, el hecho de que falte un interruptor de encendido es algo que le quita un poco de gracia, pues me parece un fallo tener que encender el ordenador simplemente enchufando a la fuente. Pienso, que si se conectara el ordenador mediante un interruptor, podría aumentarse la durabilidad de la placa evitando el riesgo de fundirla.

Por otra parte, otras marca ya han sacado sus mini-pcs por precios similares con algo más de velocidad en sus procesadores, y mayor capacidad de memoria ram. También es cierto que por precios más altos podemos encontrar ordenadores realmente potentes, pero ninguno de ellos incluye el Wifi incorporado. Hubiera estado bien que los chicos de Raspberry hubieran encontrado la manera de incorporarlo a su placa, ya que fueron los primeros en lograr la creación de un mini-pc como el de hoy en día.

En Resumen:

Lo mejor


  • Mayor número de puertos USB.
  • Espacio mejor aprovechado en la placa.
  • Sigue manteniendo el precio más bajo del mercado.
  • Menor consumo de potencia.
Lo peor
  • Cada vez hay más placas en la competencia
  • Echamos en falta un botón de encendido en la revisión
  • El procesador y la memoria RAM siguen sin mejoras.
En resumen, hemos de decir que la pequeña Raspberry ha recibido un buen lavado de cara y tiene un mejor aspecto, auguramos un gran éxito para el pequeño ordenador en los próximos meses, aunque pensamos que sigue habiendo cosas que mejorar, pero en definitiva una gran placa por un precio muy pequeño.

Espero que os haya gustado el análisis. ¡¡Nos vemos muy pronto!!